En esta colección de textos concebidos en distintas partes del mundo, Michèle Petit analiza el lugar del arte y la literatura en el contexto de las crisis que se han venido multiplicando en los últimos años: guerras, cambio climático, pandemias, etcétera. Se trata aquí de la belleza que permite transfigurar lo peor después de una tragedia; de la transmisión cultural en el exilio, que es la suerte de tantos niños, mujeres y hombres en la actualidad; de la forma en que el lenguaje, cuando se acerca al canto, nos permite sintonizarnos con el espacio y con eso que llamamos naturaleza; de los sueños de los que estamos hechos y que la literatura ayuda a redescubrir; de las bibliotecas, esas casas del pensamiento donde se inventan nuevas formas de convivencia; de la discreta compañía de los libros durante la pandemia de covid-19… Michèle Petit nos recuerda que para los seres humanos lo utilitario nunca es suficiente y que no podemos reducirnos a variables económicas ni a nuestros roles sociales: somos también, y quizá por encima de todo, animales poéticos.

Somos animales poéticos - Michele Petit

$18.900
Somos animales poéticos - Michele Petit $18.900
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Grendelia Salcedo 3738 - Boedo, CABA - Horarios: miércoles a Viernes de 10:30 a 14:00 y de 16 a 19:00. Sábados de 10:30 a 19hs

    Gratis
Compra protegida
Tus datos cuidados durante toda la compra.
Cambios y devoluciones
Si no te gusta, podés cambiarlo por otro o devolverlo.

En esta colección de textos concebidos en distintas partes del mundo, Michèle Petit analiza el lugar del arte y la literatura en el contexto de las crisis que se han venido multiplicando en los últimos años: guerras, cambio climático, pandemias, etcétera. Se trata aquí de la belleza que permite transfigurar lo peor después de una tragedia; de la transmisión cultural en el exilio, que es la suerte de tantos niños, mujeres y hombres en la actualidad; de la forma en que el lenguaje, cuando se acerca al canto, nos permite sintonizarnos con el espacio y con eso que llamamos naturaleza; de los sueños de los que estamos hechos y que la literatura ayuda a redescubrir; de las bibliotecas, esas casas del pensamiento donde se inventan nuevas formas de convivencia; de la discreta compañía de los libros durante la pandemia de covid-19… Michèle Petit nos recuerda que para los seres humanos lo utilitario nunca es suficiente y que no podemos reducirnos a variables económicas ni a nuestros roles sociales: somos también, y quizá por encima de todo, animales poéticos.