La amplia y plácida sonrisa que parece dirigirnos este dragón desde la cubierta es la misma que esbozarán muchos padres y madres cuando reconozcan a un personaje inolvidable de sus lecturas de infancia, el gentil dragón rojo (Miñón, 1975), cuya historia sin fisuras ha resistido imperturbable, como todo buen clásico, el embiste del tiempo durante más de cuarenta años.
En un pequeño país situado en los confines del mundo, donde la vida trascurre de manera apacible y sin contratiempos, aparece un buen día un enorme monstruo. Los campesinos le temen, pero aparte de comerse sus cultivos no parece representar una gran amenaza, por lo que primero deciden convertirlo en un eficaz soldado, y más tarde, en una atracción turística. Pero lo cierto es que al monstruo grandullón no parece interesarle nada de eso. Lo que sí se le da realmente bien es ¡echar fuego por la boca! Pero, ¿qué utilidad puede tener eso para ellos?

Editado por Zorro Rojo

Versión tapa dura

 

 

El dragón rojo - Max Velthuijs

$1.990
¡Es el último en Stock!
El dragón rojo - Max Velthuijs $1.990
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Grendelia Carlos Calvos 4300, esquina Muñiz - Boedo, CABA - Horarios: Lunes a Viernes de 10:30 a 14:00 y de 16 a 19:00. Sábados de 10:30 a 14:00

    Gratis

La amplia y plácida sonrisa que parece dirigirnos este dragón desde la cubierta es la misma que esbozarán muchos padres y madres cuando reconozcan a un personaje inolvidable de sus lecturas de infancia, el gentil dragón rojo (Miñón, 1975), cuya historia sin fisuras ha resistido imperturbable, como todo buen clásico, el embiste del tiempo durante más de cuarenta años.
En un pequeño país situado en los confines del mundo, donde la vida trascurre de manera apacible y sin contratiempos, aparece un buen día un enorme monstruo. Los campesinos le temen, pero aparte de comerse sus cultivos no parece representar una gran amenaza, por lo que primero deciden convertirlo en un eficaz soldado, y más tarde, en una atracción turística. Pero lo cierto es que al monstruo grandullón no parece interesarle nada de eso. Lo que sí se le da realmente bien es ¡echar fuego por la boca! Pero, ¿qué utilidad puede tener eso para ellos?

Editado por Zorro Rojo

Versión tapa dura