Eli se aterra cuando Tufy, su gato, llega a casa con un pájaro muerto, y más cuando llega con un ratón. Tufy no puede entender por qué tanto lío; después de todo, es un gato. Pero los verdaderos problemas comienzan cuando el enorme conejo blanco de los vecinos aparece muerto en la entrada de la casa de Eli.

Es normal que un gato cace pájaros y ratones, pero ¿conejos? ¿Y además el conejo del vecino? La familia de Tufy el gato procura encubrir el crimen; pero después de una hilarante odisea que tiene como escenario el jardín del vecino, el consultorio del veterinario y el supermercado, el misterio que rodea a la muerte de Thumper ¡crece aún más! ¿Quién es ahora el asesino?
Esta deliciosa comedia pone en evidencia a los humanos ante el indomable humor negro gatuno.

"Está bien, está bien. Cuélguenme. Maté al pájaro. Por todos los cielos, soy un gato. Mi trabajo, prácticamente, es andar sigiloso por el jardín tras los dulces pajaritos de antojo que apenas pueden volar de un seto a otro. Entonces, ¿qué se supone que debo hacer cuando una de esas pelotitas emplumadas revoloteantes casi se arroja a mi boca? O sea, de hecho aterrizó en mis garras. Me pudo haber golpeado.
Está bien, está bien. Le di un zarpazo."
 
46 páginas
15 x 19 cm
Tapa blanda

El diario de un gato asesino - Anne Fine

$790
Sin stock
El diario de un gato asesino - Anne Fine $790
Eli se aterra cuando Tufy, su gato, llega a casa con un pájaro muerto, y más cuando llega con un ratón. Tufy no puede entender por qué tanto lío; después de todo, es un gato. Pero los verdaderos problemas comienzan cuando el enorme conejo blanco de los vecinos aparece muerto en la entrada de la casa de Eli.

Es normal que un gato cace pájaros y ratones, pero ¿conejos? ¿Y además el conejo del vecino? La familia de Tufy el gato procura encubrir el crimen; pero después de una hilarante odisea que tiene como escenario el jardín del vecino, el consultorio del veterinario y el supermercado, el misterio que rodea a la muerte de Thumper ¡crece aún más! ¿Quién es ahora el asesino?
Esta deliciosa comedia pone en evidencia a los humanos ante el indomable humor negro gatuno.

"Está bien, está bien. Cuélguenme. Maté al pájaro. Por todos los cielos, soy un gato. Mi trabajo, prácticamente, es andar sigiloso por el jardín tras los dulces pajaritos de antojo que apenas pueden volar de un seto a otro. Entonces, ¿qué se supone que debo hacer cuando una de esas pelotitas emplumadas revoloteantes casi se arroja a mi boca? O sea, de hecho aterrizó en mis garras. Me pudo haber golpeado.
Está bien, está bien. Le di un zarpazo."
 
46 páginas
15 x 19 cm
Tapa blanda