"Julieta y su caja de colores" un cuento ilustrado de Carlos Pellicer López editado por Fondo de Cultura Económica (Méjico) 
 
 
A Julieta le regalan una caja de pinturas. A lo largo de las páginas Julieta irá experimentando: pinta la ciudad, pinta el sol y la tormenta desde su ventana... Y va divirtiéndose cada vez más al saber ver en el papel lo que no tiene delante de los ojos: una enorme fresa, roja y jugosa, un chistoso burro verde con la cara de colores... Y se va planteando más cosas: ¿de qué color es el canto de los pájaros?...
 
Libro de arte aparentemente sencillo, pero que conduce diestramente al descubrimiento de los colores, al reconocimiento de distintos estilos y pintores. La picassiana protagonista concluirá que su caja tiene la misma magia de los magos que hacen aparecer conejos de los sombreros o barajas en el aire, que con ella puede llegar a ver en las hojas de su cuaderno lo que no tiene delante de los ojos, que «saber pintar es saber decir las cosas».

Julieta y su caja de colores - Carlos Pellicer López

$14.500
Envío gratis superando los $38.000
Julieta y su caja de colores - Carlos Pellicer López $14.500
Entregas para el CP:

Medios de envío

"Julieta y su caja de colores" un cuento ilustrado de Carlos Pellicer López editado por Fondo de Cultura Económica (Méjico) 
 
 
A Julieta le regalan una caja de pinturas. A lo largo de las páginas Julieta irá experimentando: pinta la ciudad, pinta el sol y la tormenta desde su ventana... Y va divirtiéndose cada vez más al saber ver en el papel lo que no tiene delante de los ojos: una enorme fresa, roja y jugosa, un chistoso burro verde con la cara de colores... Y se va planteando más cosas: ¿de qué color es el canto de los pájaros?...
 
Libro de arte aparentemente sencillo, pero que conduce diestramente al descubrimiento de los colores, al reconocimiento de distintos estilos y pintores. La picassiana protagonista concluirá que su caja tiene la misma magia de los magos que hacen aparecer conejos de los sombreros o barajas en el aire, que con ella puede llegar a ver en las hojas de su cuaderno lo que no tiene delante de los ojos, que «saber pintar es saber decir las cosas».