Rimas y adivinanzas, solapas que se abren y luego se cierran… La pequeña oruga glotona y el resto de los animalitos invitan a los lectores de regazo a irse a dormir sin rechistar y les garantizan el sueño más dulce. La pequeña oruga glotona del mundialmente famoso Eric Carle se ha reproducido en adorables formatos: desplegable, de tela, para pintar, con títere de dedo, con peluche, para aprender las horas… La lista es tan interminable como apetecible. En esta ocasión, el autor que cautiva a los más chiquitines, nos regala un libro breve y rimado, con solapitas, en el que los niños tienen que adivinar y descubrir qué animalitos se van a dormir o están ya en la cama. En la batalla nocturna que se libra en todos los hogares, los pequeños depondrán las armas, hechizados por la cadencia, el ritmo, los colores y las ventanitas sorpresa. Y, finalmente, se quedarán fritos imitando a todos los animales y, por supuesto, a su querida oruga glotona.

La pequeña oruga glotona - Eric Carle

$5.500
¡Es el último en Stock!
La pequeña oruga glotona - Eric Carle $5.500
¡Genial! Tenés envío gratis
Envío gratis superando los $8.000
Entregas para el CP:

Envío gratis superando los $8.000

  • Grendelia Carlos Calvos 4300, esquina Muñiz - Boedo, CABA - Horarios: Lunes a Viernes de 10:30 a 14:00 y de 16 a 19:00. Sábados de 10:30 a 14:00

    Gratis

Rimas y adivinanzas, solapas que se abren y luego se cierran… La pequeña oruga glotona y el resto de los animalitos invitan a los lectores de regazo a irse a dormir sin rechistar y les garantizan el sueño más dulce. La pequeña oruga glotona del mundialmente famoso Eric Carle se ha reproducido en adorables formatos: desplegable, de tela, para pintar, con títere de dedo, con peluche, para aprender las horas… La lista es tan interminable como apetecible. En esta ocasión, el autor que cautiva a los más chiquitines, nos regala un libro breve y rimado, con solapitas, en el que los niños tienen que adivinar y descubrir qué animalitos se van a dormir o están ya en la cama. En la batalla nocturna que se libra en todos los hogares, los pequeños depondrán las armas, hechizados por la cadencia, el ritmo, los colores y las ventanitas sorpresa. Y, finalmente, se quedarán fritos imitando a todos los animales y, por supuesto, a su querida oruga glotona.